26 mayo, 2020

EL SECTOR INMOBILIARIO, EL AVE FÉNIX DE LA ECONOMÍA

*Extracto obtenido de entrevista en www.noticiasmerida.com

El sector inmobiliario, el Ave Fénix de la economía

Nos encontramos en medio de la encrucijada más grande de nuestra era. En los últimos 150 años se había hecho impensable una crisis sanitaria como la que vivimos en este 2020. Amén de que las pandemias más recientes, apuntaban solo a puntos específicos del mundo, como la fiebre española.

Lo que enfrentamos como especie humana vino a poner en riesgo y duda incluso la supervivencia de nuestro género. No solo por su efecto virulento, sino por sus daños colaterales, amenazando con sumir en la pobreza a decenas de países.

En medio de esta crisis para la cual aún no alcanzamos a ver sus proporciones, o su límite de alcances, surgen los cuestionamientos de ¿qué hacer para reactivar la economía lo más rápido posible?

En medio de los densos nubarrones de la tormenta, un sector promete un pronto resurgimiento, y más interesante aún, con una serie de adecuaciones propias de la regla, “adaptarse o morir”.

Cristian Cano Villanueva, CEO de la consultora yucateca Uno Consulting, se refiere al sector inmobiliario como el frente económico que se vislumbra la panacea de la reactivación motora económica no solo en la entidad, sino a nivel sureste del país.

Las afectaciones

Aunque es muy difícil predecirlo a ciencia cierta, las estimaciones del decrecimiento económico a nivel país son, según estimaciones de un -6.5%. El sector inmobiliario aporta un 12% al Producto Interno Bruto (PIB) de México.

En términos de ventas, de forma general lo que se espera es una caída de un 20% en este rubro, y en el comercial de hasta un 25%. Aunque todos estamos esperando anuncios de gobierno federal y estatal que permitan amortiguar estos efectos, explicó el especialista.

Esto va de la mano con el embate mundial del Covid-19, que representa una recesión del -3%. Sólo en Estados Unidos, ese promedio podría ser de entre un 4 y 5%. Que sin embargo, con la presencia de un “superdólar” o una moneda más fuerte que la mexicana, esto podría convertirse en ventaja para los inversionistas de ese país.

-En el campo peninsular la expectativa es de un incremento en la deuda pública, y reducción de turismo en un corto plazo, -destacó Canto Villanueva.

Una latente recuperación 

Entre los sectores productivos del sureste, y a pesar de que Yucatán se caracteriza por ser un estado que centra sus actividades en el terciario, el inmobiliario se aprecia con una buena expectativa de recuperación.

Si vemos concretado la reactivación económica a finales de mayo, aunque sea de manera parcial, podemos vislumbrar una recuperación significativa del sector inmobiliario durante el primer trimestre del 2021, lo que podría devenir en una reactivación económica para ese mismo verano.

Esto pese a un panorama en el que se ven venir caídas en ventas, en presencia turística, reducción de inversiones e incluso de remesas enviadas desde el extranjero al país, así como de una baja en las exportaciones.

Los vulnerables

Si nos enfocamos exclusivamente en el sector inmobiliario, y vislumbramos el enfoque residencial, que ha tenido un buen auge para Yucatán, particularmente para Mérida, en los últimos 10 años. Esta contingencia lesionará considerablemente el desplazamiento o venta de la vivienda Plus y Premium.

Algo similar con el retail o comercio minorista de viviendas, aunque un efecto “rebote” en este perfil específico es esperado en 2021, efecto por demás positivo. Algo similar se espera para quienes tienen negocios o modelos de renta para oficina, pero considero que una de las grandes oportunidades estará en el desarrollo para el sector industrial.

Podemos decir también, sin temor a equivocarnos que el segmento de vivienda económica, principalmente centradas en programas de gobierno como el Infonavit, recibirán un menor impacto. Agreguemos que esta idea se fortalece con el hecho de que pese a la crisis, no se espera encarecimiento de insumos que suelen adquirirse en los mercados internacionales. Salvo por la variación de una súper moneda, como veremos el súperdolar.

Los proveedores deben mantener sus precios, incluso se espera que impulsen estrategias de flexibilidad en su oferta. Aunque, otro tema de interés o que hay que observar es la caída en los precios del petróleo y lo que esto puede implicar para todos los sectores.

Resurgimiento esperado

De acuerdo con Canto Villanueva y otros especialistas del sector, los inmobiliarios auguran un resurgimiento claro durante el primer trimestre del 2021, mismo que permitirá a los demás sectores observar ese mismo patrón durante el verano de ese mismo año.

Todo está sujeto a cambios, desde luego. Pero la expectativa terminando la cuarentena, que esperamos sea antes de junio, es un nuevo florecimiento del sector inmobiliario. Un resurgimiento con transformación, y adaptación al nuevo entorno mundial. Y esto se dará en el primer trimestre del 2021. Renovado y con características innovadoras”.