mercados inmobiliarios
Like 0

Nuevas ciudades, nuevos hábitos de consumo.

En Uno Consulting hemos estudiado y seguido de cerca el comportamiento de los mercados inmobiliarios, y hallamos características de consumo que se generan en cada una de estas ciudades.

La hipótesis tradicional; cantidad de población igual a producto inmobiliario, enfrenta un nuevo paradigma, simplemente ha quedado obsoleta para las ciudades en nuestra actualidad.

Una nueva suma de variables condicionan hoy los desarrollos inmobiliarios, y estas variables deben ser tomadas en cuenta con singular importancia. Con los que habrán de partir, y de hecho lo hacen, los diseños de tendencia vanguardista.

Algunas de estas nuevas variables son; la Segmentación Económica, en un concepto generacional o empático, es decir, que abarca a personas con gustos en común. Aunque podemos agregar en primera instancia, la variable del comportamiento de consumo de la ciudad meta.

Aclaramos que existen una gran cantidad de variables que deben ser tomadas en cuenta, pero nos centramos en aquellas que destacan por su notoriedad, y enfocamos en la más visible, el patrón de conducta del consumo.

En la actualidad hay dos tipos de ciudades “puntero”, que se distinguen por encima de los otros modelos, y de los que podemos tomar como referencia los hábitos de consumo de sus habitantes, y podemos clasificarlos, de acuerdo a estos patrones de “absorción”, de la siguiente manera:

Ciudad de adentro hacia afuera: Donde el consumo de vivienda se da principalmente para los habitantes que radican o son originarios de esas ciudades. El desplazamiento del producto es de hasta un 80% de consumo por residentes en ellas. Y tan solo el 20% de la oferta es consumida por gente que no la habita. Un ejemplo de este tipo de ciudades en México son Guadalajara, Jalisco; Monterrey, Nuevo León y Saltillo en Coahuila.

Ciudad de afuera hacia adentro: Donde los principales consumidores, son gente que no habita en la actualidad en esos lugares. Su compra se genera por cambio de residencia, por inversión o por la adquisición de una propiedad de descanso. Los principales mercados en México y Latinoamérica empiezan a operar bajo estas características. Un ejemplo, son los destinos turísticos como Riviera Maya, Los Cabos o Puerto Vallarta, donde se alcanza hasta un 85% de operaciones en el caso de personas que no habitan en ellas y en ciudades altamente urbanizadas en México como Querétaro, Mérida o Tijuana, se alcanza niveles de hasta un 70%.

El dinamismo de las urbes está cambiando de manera abrupta, tenemos que monitorearlas constantemente para entender sus comportamientos o los deseos de consumo que de ellas emanan.

Esto genera nuevos retos para los desarrolladores inmobiliarios. Como parte integral de la generación de proyectos de este sector, debemos estar siempre actualizados sobre las tendencias e innovaciones de nuestro giro. Por eso apremia saber lo que está pasando en este entorno y estar preparado para estos cambios, pues es lo que establece la diferencia entre un negocio exitoso y el fracaso.

Autor: Cristian Canto Fundador & CEO de Uno Consulting.
Una firma especializada en la consultoría del sector inmobiliario, con más de un millón de metros cuadrados asesorados.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *